Ahora en Facebook se habla de...

viernes, 10 de julio de 2015

Contra el calor: Receta de Pizza casera (y hasta aquí puedo leer...)

Hola! ¡Menudo calor! Con estas altas temperaturas lo que más apetece es refrescarse con un buen chapuzón en la playa o alguna zona de montaña. Y para después, qué mejor para reponer las energías gastadas que una receta fácil, rica, que aporta mil posibilidades y que seguro que te hará triunfar en esas cenas con familia o amigos... 

Hay quien asegura que la pizza es italiana, que nació a raíz de un conflicto bélico y la escasez de comida, pero lo cierto es que ya en el siglo III d.C. Catón el Viejo escribió que en Roma se comía "una masa redonda aderezada con aceite de oliva, hierbas y miel, horneada sobre piedras". 
Sea como fuere su nacimiento, lo cierto es que la pizza es un plato que gusta tanto a niños como a mayores, seguramente por sus muchas posibilidades, ya que la podemos aderezar al gusto y triunfar seguro siempre. Además es un plato que podemos acompañar con una ensalada fresca o bien simplemente rematarlo con un buen postre, y que podemos saborear tanto en casa recién hecha como llevarla de picnic en vacaciones. Por eso, por sus muchas posibilidades y porque - no nos engañemos - en verano con este calor no apetece estar en la cocina... hoy os traigo una ¡receta de pizza casera!

Gradas de Soaso, Pirineo aragonés


 INGREDIENTES PARA LA MASA DE PIZZA (pizza familiar)
  • 300 gr. de harina panificable marca Proceli
  • 8 gr. de levadura fresca
  • 125 ml. de agua templada
  • 25 ml. de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • sal
Pinchando en la imagen, la podrás ver a mayor tamaño

PREPARACIÓN

En un bol ponemos la harina panificable dejando un hueco en el centro, donde pondremos el agua templada con la levadura (ya disuelta), el aceite de oliva, el huevo y, finalmente, la sal (la sal deberá ser lo último en ser incorporado para evitar que pueda estropear la acción de la levadura). 
Mezclamos todos los ingredientes del bol en movimientos de afuera hacia dentro, fijándonos mucho en que se mezclen bien para que la levadura se reparta uniformemente por toda la masa y leve correctamente. 

Una vez ya mezclados todos los ingredientes, trabajamos la masa resultante hasta conseguir una masa homogénea, y formamos con ella una bola. 
En el mismo bol guardaremos la bola de masa que hemos formado y taparemos el bol bien con papel film transparente o bien con un paño húmedo, dejando reposar la masa unos 30-40 min. aproximadamente (o hasta que doble su tamaño), en un lugar seco y cálido. 

Pasado este tiempo, trabajaremos la masa con el rodillo para dar la forma deseada a nuestra pizza, y pondremos ingredientes al gusto (pizza de cuatro quesos, margarita, vegetal...), y la pondremos al horno ya precalentado unos 40-50 min. aproximadamente. 

Ya cocida, servir con un buen vino y a disfrutar en buena compañía. ¡Buen provecho!


PEQUEÑAS IDEAS

  • La sal debe ser añadida a la masa en último lugar, para evitar que pueda estropear la acción de la levadura
  • Para poder trabajar mejor la masa con el rodillo, se aconseja preparar tanto la superficie de trabajo como el rodillo con harina, para que la masa no se pegue. También puedes untarte las manos con aceite
  • Trabajar bien la masa en movimientos de afuera hacia dentro, y bien estirada, para que la levadura se reparta de manera uniforme y leve toda la masa por igual
  • El grosor de la masa varía según tu gusto, si bien es aconsejable que sea cuanto más fina, mejor 
  • Si dispones de horno de leña, ¡no lo dudes y cocina tu pizza ahí!
En nuestra pizza, rellené los bordes con queso.
Pinchando la imagen, la verás a mayor tamaño

Y si te ha gustado esta receta de pizza casera, atenta al blog en los próximos días porque habrá una sorpresa que te va a gustar mucho...