Ahora en Facebook se habla de...

domingo, 21 de junio de 2009

Viajes (II): Villa de Graus

Hola! Siguiendo con las rutas por la provincia de Huesca, hoy os presento a la noble villa de Graus, capital de la comarca de la Ribagorza, y uno de los antiguos condados que formaron el Reino de Aragón.


La Ribagorza

La villa de Graus se encuentra en pleno Pirineo aragonés, en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena, y muestra de este cruce de caminos privilegiado son las huellas que dejaron ya desde época romana sus habitantes; aunque es a partir de la época medieval cuando Graus vivió su mayor esplendor. Graus es un enclave que ha evolucionado con el andar de sus gentes, y se ha adaptado a los nuevos tiempos; por eso, si queremos conocer su historia debemos adentrarnos por las calles de su casco histórico, conocido en el lugar como Barrichós, auténtico centro neurálgico de la población, que todavía conserva restos de su muralla.
Partiendo de la calle principal, y dejando atrás la zona más moderna, unos arcos de medio punto nos invitan a adentrarnos en su pasado medieval; a partir de ahora, y tal y como parece indicar la señal que se encuentra junto a la entrada, la entrada de los coches está prohibida, pero también las prisas y el ajetreo de la ciudad; Graus nos muestra su lado más histórico y bello:

Una de las varias entradas al Barrichós, el casco histórico de Graus

A partir de aquí, estrechos callejones y plazuelas aparecen salpicados de diversos palacetes señoriales, que no os podeis perder. Lo mejor para no perderos cada uno de estos palacetes, es hacerse con un plano-guía en la Oficina de Turismo, en el que aparecen indicados cada uno de estos enclaves; aunque cada palacete cuenta con una placa explicando brevemente su historia.
En vuestro caminar, os encontrareis con casas señoriales como las de los Oliván, los Esmir, los Fantón, los Mur, los Bardaxí o los Torquemada, linaje del que desciende el famoso inquisidor general Fray Tomás de Torquemada...

Palacetes señoriales, aquí y allá, recuerdan el pasado más glorioso de la noble villa de Graus


... vestigios del pasado medieval de la villa, que todavía hoy parecen estar vigilados por los atentos ojos de seres fantásticos, que nos recuerdan un pasado de leyenda, plagado de dragones, valientes caballeros, y bellas doncellas...

Graus está plagado de rincones que os sorprenderán


Pero sin duda, es de visita obligada en la villa de Graus su Plaza Mayor. Allí descubrireis edificios como la Casa Consistorial, con arquería en ladrillo mudéjar de estilo renacentista aragonés, o las auténticas joyas de la plaza: la Casa del Barón y la Casa de Heredia, ambas del siglo XVIII, y que, desafiantes, se alzan en la plaza destacando sobre las demás, con alegóricas pinturas:


Fachada de la Casa del Barón de Abella de la Conca, quien según cuenta la tradición, mandó decorar la fachada para contentar a su mujer

En su fachada, aparecen representadas dos figuras femeninas que representan las Artes y las Ciencias



Fachada de la Casa Heredia


Detalle de sus pinturas, del siglo XVIII


Esta plaza fue, además, el escenario principal de uno de los anuncios de una famosa marca de pasta italiana:




Todo este patrimonio artístico le confirió, en el año 1975, la distinción de ser declarada la villa como Conjunto Histórico - Artístico de Interés.


Abandonando la plaza, y callejeando entre sus casas señoriales, encontraremos un camino de piedra que nos conducirá a la Basílica de la Virgen de la Peña, el edificio religioso más emblemático de Graus, de estilo gotico - renacentista. Esta basílica, situada bajo la Peña del Morral, constituye un espectacular mirador de los valles del Ésera e Isábena, y que tanto si sois amantes de la naturaleza, como si preferís el turismo artístico, os impresionará:



Basílica de Nuestra Señora de la Peña, mirador privilegiado y joya arquitectónica


Pero antes de llegar a la Basílica, junto al camino de piedra e integrados plenamente con la naturaleza que le rodea, hallareis los sarcófagos de los Mur, nobles de la villa de Graus, que, como toda leyenda medieval, fueron protagonistas de una bella historia de amor.


Sarcófagos de los Mur, eternos amantes


Dejando atrás a los amantes, y oculto entre los árboles, un precioso crucifijo de piedra os dará la bienvenida a la Basílica; tan solo unos pocos metros en subida nos separan de un mirador de la villa sin igual:


Crucifijo de piedra, a los pies de la Basílica, que nos indica la llegada a nuestro destino


A partir de aquí, arcos, columnas, frisos y capiteles serán vuestros únicos compañeros de viaje. El recinto, completamente integrado en la cavidad de la roca, se encuentra dividido en tres partes: el claustro donde encontrareis bancos para descansar y disfrutar de las vistas; el Museo de los Iconos, en la vieja hospedería de la Basílica, y la propia Basílica, que encontrareis abierta para su visita y disfrute:


La Basílica ofrece unas maravillosas vistas de la Ribagorza, además de ofrecer al viajero un lugar tranquilo, silencioso, y oculto entre la vegetación, donde descansar o, simplemente, sentarse a disfrutar del paisaje...

... en un recinto donde hasta el suelo que lo sostiene nos muestra su lado más artístico...



... y con pequeños detalles que descubrir.


Y si todavía os sentís con fuerzas, podeis ascender hasta el mirador, donde se encuentra la imagen del Sagrado Corazón de Jesús coronando la cima, y dando la bienvenida a los más aventureros con sus brazos abiertos en cruz.


Y después del periplo, toca recargar las pilas.

En Graus, situado en la Calle Salamero nº 9, encontrareis el Hostal - Restaurante El Colmado de Pilarín, conocido antigüamente como Casa Aines.


Fachada de "El Colmado de Pilarín"



Tal y como explica su página web, el edificio se encuentra emplazado sobre un antiguo convento de clarisas, que a comienzos de 1900 fue remodelado en fonda, para convertirse hoy día en un moderno hostal rural. En sus orígenes, era el lugar de descanso de las gentes de la comarca que se acercaban al famoso mercado semanal de Graus; hoy día, es un moderno hostal que cuenta con todas las comodidades para el viajero que se acerque hasta estos lugares, sin olvidar el toque familiar y acogedor de sus orígenes.


Interior de "El Colmado de Pilarín", lugar moderno...


... lleno de detalles acogedores, como su chimenea.

Desde mi experiencia personal, y como celíaca, os lo recomiendo sin dudar: su cocinero Toni, atento en todo momento, nos recargó las pilas con una refrescante ensalada (espárragos Cojonudos incluidos) y unos buenos bístecs; pero sobre todo, fue un ejemplo de profesionalidad, ya que a pesar de no ser un establecimiento especializado en celíacos, tras comentarle que debíamos seguir una dieta libre de gluten, se esmeró y se preocupó en todo momento de que todos los productos que nos lleváramos a la boca fueran aptos para nosotros; un pequeño gran detalle, y toda una suerte, encontrar en nuestro caminar a nuestro amigo Toni, la guinda perfecta para un dia inolvidable por tierras ribagorzanas.

¿Os apuntais al viaje?


(*) Podeis ampliar la información sobre "El Colmado de Pilarín", en su página web: http://www.casaaines.com/pages/hosteria.htm

7 comentarios:

Hannah dijo...

Tengo que volver mañana a leer esto con más detalle, me han dado las mil y me voy a la camita ya, y qué te voy a decir, o de siempre, que como te trabajas cada post, hija, yo que cuelgo lo primero qu eme pasa por la cabeza siempre lo pienso, pero luego no me contengo.

Mañana vuelvo. Palabrita.

Caminarsingluten dijo...

¡Por supuesto que nos apuntamos al viaje! Y además queremos compartirlo con alguien como tú que conoce tan bien su tierra, tierra que nos encanta y en la que siempre hemos estado de paso hacia los Pirineos Aragoneses.

Gracias por este estupendo reportaje y por tu recomendaciones.

Besotes,

Ana y Víctor.

sariñenense dijo...

Hola Prydwen! Nos presentas un nuevo viaje muy chulo e interesante. Dan ganas de ir ahora mismo jeje.
Tendré en cuenta tus recomendaciones.

Un saludo, aventurera!

Pikerita dijo...

Por favor... ¡¡apuntanos!! Somos 4 y muy andarines.
Me encanta este tipo de turismo y además nos lo pones muy fácil. Yo soy de las que investigo a fondo los viajes antes de salir y contigo me ahorro el trabajo.
¡Gracias!
Un besote. Lourdes.

bajoqueta dijo...

Qué bien explicado! Entran ganas de hacer este recorrido que nos propones. Queda apuntado por si algun día venimos :)

glutoniana

Hannah dijo...

Lo prometido es deuda. He vuelto.

Me encantan estos sitios con miles de cosas que ver, son como historia viva ¿no? Ahí están las cosas que demuestran lo que ha pasado. No conocía absolutamente nada de esto, así que, ya sabes, otros 4 para el saco.

En cuanto al restaurante, afortunadamente hay gente así, que se preocupa por ofrecernos algo igual de apetitoso que a los demás comensales.

Al final hoy también me han dado las mil.

Prydwen dijo...

Hola HANNAH! A mí también me gustan esos sitios llenos de detalles, son como "un libro abierto".
Y sobre el restaurante, sí, tuvimos mucha suerte :)

Hola CAMINARSINGLUTEN! A ver si hago otro viaje por tierras oscenses, y os descubro un lugar nuevo que no conozcais!

Hola SARIÑENSE! Muchas veces vamos de vacaciones a lugares exóticos o lejanos, cuando no nos damos cuenta que a pocos kilómetros tenemos verdaderas maravillas...

Hola PIKERITA! Jajaja, me alegro de que te faciliten el trabajo :)
Por cierto, felicidades por la entrevista!!!

Hola BAJOQUETA! Toma nota, que seguro que os gustará :)

Un besote!!!