Ahora en Facebook se habla de...

miércoles, 16 de diciembre de 2015

"De viaje con Sifro": ¿descubrimos Rumanía?

Hola! Ahora que llega el final de año, es una costumbre hacer un repaso de cómo han sido estos últimos doce meses, sus pros y sus contras, recordar las cosas buenas y olvidar las malas, y por qué no, pensar ya en los nuevos propósitos que nos queremos marcar para el próximo año. 
Uno de los más recurrentes es siempre VIAJAR. Desde siempre, las personas nos hemos sentido atraídas por viajar: grandes distancias o simplemente descubrir qué hay a la vuelta de la esquina, lo cierto es que esa adrenalina y curiosidad sobre "cómo será" el nuevo sitio que descubramos, engancha a muchos y atrae a otros tantos. 
Tanto si eres de los que les gusta preparar su maleta y viajar, como si disfrutas simplemente leyendo reportajes de lugares lejanos, creo que el post de hoy te va a gustar...

Dentro de nuestra sección "Experiencias", os presento a un amigo del blog que se ha convertido en mi "corresponsal" particular.  Es un viajero incansable y le encanta conocer y descubrir nuevos países y culturas. Con él a través de sus experiencias, viajaremos por el mundo, y empezamos hoy nada menos que con un viaje por Rumanía. 

Señoras y señores...les presento "De viaje con Sifro", ¿se apuntan a la aventura?


"DE VIAJE CON SIFRO... ¡A RUMANÍA!"

Diciembre de 2015. Me encuentro ya en el avión de vuelta a España tras mi viaje a Rumanía, país ubicado en la Europa Central, en la frontera con el mar Negro. Entre las regiones que he visitado, he disfrutado de largos paseos por Transilvania y el Banato, disfrutando de las ciudades de Cluj-Napoca, Sighisoara, Bran, Brasov, Rasnov, Prejmer, Sibiu y Timisoara.


Mientras la azafata nos indica las puertas de emergencia, cinturones, y demás protocolo a seguir, vuelvo a repasar los puntos - ¡diez nada menos! - de la lista que he ido anotando estos días y que resumen bastante bien cómo ha sido mi experiencia por este país, una estancia por supuesto 100% sin gluten...




10 puntos básicos para disfrutar tu estancia en Rumanía


1. La oferta de apartamentos completamente equipados con cocina y todo el menaje necesario es abundante, buena y muy barata. Se puede dormir por unos 25€ tres o cuatro personas en sitios muy agradables, céntricos y funcionales. Además, así tienes todo el tiempo que quieras sin preocuparte de horarios de restaurantes para disfrutar de ciudades tan bonitas como Sibiu

Ciudad de Sibiu

2. En todos los lugares planificados, están establecidas las grandes cadenas de alimentación, tipo Carrefour, que cuentan con secciones específicas de productos sin gluten. Lo cierto es que no he tenido problema para encontrar amplia oferta de este tipo. Y por supuesto, buena selección de frutas, verduras y carne sin procesar, tampoco falta. Además, he podido darme algún que otro capricho estos días, ya que tienen también tartas sin gluten, pizzas y lasañas en la sección de congelados.

Productos "Fara gluten"

Productos Sin Gluten en un centro comercial

3. Además, también hay muchos establecimientos DM, que cuentan con productos sin gluten, mayoritariamente de la marca Schär, conocidos por todos:

Fara gluten = Sin gluten



4. En cuanto a la opción hotel, he tenido una oferta más limitada en los restaurantes, pero afortunadamente es un país en el que se consume mucha carne al grill, y en el que las patatas al horno, cocidas, ensaladas a la carta, tortillas, etc., abundan en las cartas de los menús (que por cierto, son bastante baratos, que todo hay que tenerlo en cuenta)

¡Marchando una de patatas al horno!


5. No me puedo olvidar los encurtidos, que me encantan. He estado de enhorabuena ya que los tienen de todas clases y colores, ¡mmm! 


Casi no llegan a la foto...


6. Los días que no me ha apetecido acercarme a hacer la compra a los grandes centros comerciales, he ido a los mercados, con productos locales y frescos. Una excelente opción para comprar fruta, verduras, miel, queso, frutos secos...

Y luego, a preparar ricos platos naturales


7. Sin embargo, en cuanto a la gastronomía nacional, es una pena que uno de los platos típicos, las sopas servidas dentro de pan, no hayan sido una opción, pero es una receta y forma de presentación que voy a aplicar a mi vuelta a casa. Simplemente me haré con algún tipo de pan sin gluten que tenga suficiente cuerpo y pueda vaciar mínimamente. ¡Delicioso! 

Plato glutenero total

8. En cuanto a otro de los platos nacionales, la Polenta o Mamaliga -una sémola obtenida a partir de maíz secado y triturado que se cocina generalmente con agua y sal- es en principio un producto sin gluten – si no lleva añadidos en forma de mantequilla u otros....- todavía recuerdo cuando la probé con queso de cabra por encima y un buen acompañamiento en forma de carne de cerdo o pollo, está de muerte. 
Y después de la comida, un buen paseo por las coloridas calles de Siguisoara, en plenos Cárpatos transilvanos y declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1999,¡increíble! (¡Allí donde la veis tan colorida, es la villa natal del Conde Drácula!):

Ciudad de Siguisoara

9. El Sarmale, hojas de col o parra rellenas de carne, también sería una opción que en principio no debería llevar gluten, pero he tenido que estar atento (¡como siempre!) a la contaminación cruzada o a las especias con las que pueda ir acompañada, ya que en ocasiones en algunos lugares utilizan pan para ligar la carne picada. Lo mejor es preguntar y asegurarse. Pero en Rumanía, además de la comida típica, tienes que descubrir ciudades como Rasnov, que parecen sacadas de un cuento de hadas...

Ciudad de Rasnov

10. También existe una oferta más o menos extensa de establecimientos vegetarianos (que siempre es una buena opción para un celiaco), pues además, suelen ser sitios donde se acostumbra a conocer la celiaquía y otras intolerancias

Opción en un restaurante vegetariano

Como ocurre también en España, hay que preguntar siempre antes y ante la duda, ¡no comerlo! Además, me ha sido muy útil la tarjeta que me ha acompañado estos días allí donde el inglés no era suficiente para comunicarme, y que en rumano explica qué puedo y no comer:


Y, por último, lógicamente, no podía despedirme de Rumanía sin visitar la famosísima Transilvania y el lugar donde según la leyenda vivió el mismísimo Conde Drácula... Leyendas vampíricas, inspiraciones literarias de Bram Stoker y mercadillos turísticos a parte, el Castillo de Bran es un lugar histórico que merece la pena conocer: 

Castillo de Bran

En definitiva, un viaje que he podido hacer sin problemas y sin gluten. 
Vuelvo con la cámara repleta de fotografías y buenos recuerdos.  

¡Hasta la vista, Rumanía! O como dicen los rumanos... 
La revedere, România!

********

(*) Todas las experiencias reflejadas en este artículo, están basadas en la experiencia personal de Sifro, y corresponden a Diciembre de 2.015. Como en todos los países, se recomienda informarse antes y preguntar en los restaurantes sobre opciones sin gluten. Las fotografías también pertenecen a Sifro. 


4 comentarios:

sifro dijo...

Gracias, Teresa.
Espero seguir siendo útil y aportar información viajera sin gluten :)

Prydwen dijo...

Gracias a ti, SIFRO!
Es un lujo contar con un viajero como tú! ;) Seguro que tus próximas escapadas son igual de interesantes!!

Caminarsingluten dijo...

Gracias Teresa y Sifro por esta estupenda entrada, en la que nos facilitási muchos datos para animarse a viajar a Rumanía.

Pero ante todo, para animar a esas personas que opinana que por la celiaquía no pueden salir de casa.

Besotes y abrazos.

Ana y Víctor

Lourdes Santos dijo...

Qué maravilla!!! A ver si me libro de problemas y comenzamos a viajar!!!!... El maromito y yo lo soñamos. Mientras vamos anotando.
Bssss